Saint-Coran.net
  .: Sagrado Coran :.

Escuchar el Sagrado Corán en mp3

Le deseamos la bienvenida en el sitio Corán, Dios acepta nuestros actos de culto y que recompensa para escuchar el Corán. Le ofrecemos la posibilidad de escuchar el Santo Corán en mp3 recitado por los más famosos recitadores de los principales países musulmanes, así como leer (en breve) en línea completa Corán en árabe y en la fonética española y más por la voluntad Allah en cha Allah., El Corán es el libro sagrado del Islam. El Corán incluye la palabra de Dios que fue revelado al profeta Mahoma (SAS) por el ángel Gabriel y la revelación duró 23 años. La primera palabra que se reveló fue la palabra "leer" para leer el verbo (árabe Iqra año) y se encuentra Sura Al-Alaq (96). El Corán tiene 114 suras y la primera Sura Fatiha es (1) y el último es Surah An Nas (114)

Saad El Ghamidi
Saad El Ghamidi
Abderrahman Soudais
Abderrahman Soudais
Maher Al Mueaqly
Maher Al Mueaqly
Saoud Shuraim
Saoud Shuraim
Mishary Al Afasy
Mishary Al Afasy
Abdul Muttalib Ibn Achoura
Abdul Muttalib Ibn Achoura
Ahmed Al Ajmi
Ahmed Al Ajmi
Abdel Samad Abdel Bassit
Abdel Samad Abdel Bassit
Mohamed El Mohaisany
Mohamed El Mohaisany
Fares Abbad
Fares Abbad
El Ayoune El Kouchi
El Ayoune El Kouchi
Khalid Al Jalil
Khalid Al Jalil
khalid al jalil
khalid al jalil
Idriss Abkar
Idriss Abkar
Mohamed El Manchaoui
Mohamed El Manchaoui

Hadices del momento

Hadiz 1

Relató Abu'Abd-ur-Rahman, Abdul-lah Ibn Mas'ud -que Dios esté complacido con él-: Nos ha relatado el Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, siendo el veridico, digno de confianza: "Ciertamente que la creación de cada uno de vosotros, se reúne en el vientre de su madre: Durante cuarenta días en forma de un germen, luego es un coágulopor un período igual, después un pedazo de carne por un período igual y luego se le envía el angel que sopla el espiritu en él, y se le encomiendan cuatro palabras(asuntos): Escribir su sustento, el plazo de su vida, sus obras y si será feliz o desgraciado; ¡por Dios!, aparte de quien no hay otro dios, uno de vosotros obra como las gentes del Paraíso, hasta que no quede entre él y éste (paraíso) más que un brazo de distancia, entonces lo que ha sido escrito le alcanza, y obra como las gentes del fuego (Infierno) y entra en él. Y otro de vosotros obra como la gente del fuego (Infierno), hasta que no queda entre él y éste más que un brazo de distancia, y entonces le alcanza lo que ha sido escrito y obra como las gentes del Paraíso y entra en él". Lo transmitierón al Bujari y Muslim.


Relató la madre de los creyentes Umm Abdul-lah 'Aishah -que Dios esté complacido con ella-: El Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él- dijo: "Quien innova en esté nuestro asunto, algo ajeno al mismo, será rechazado". Lo transmitierón al Bujari y Muslim. En una transmisión de Muslim: "Quien procede en un hecho de un manera ajena a la nuestra, será rechazado".


Relató Abu'Adul-lah, an-Numan Ibn Bashir -que Dios esté complacido con ambos-: He oido al Mensajero de Dios -la paz y las bendiciones de Dios sean con él-, diciendo: "Ciertamente, lo lícito es obvio y lo ilicito es obvio, y entre los dos hay asuntos dudosos acerca de los que mucha gente no sabe. Quien se guarda de los asuntos dudosos se purifica en su religión y en su honor, y quien cae en los asuntos dudosos, caerá en lo ilicito. Como el pastor que pasta alrededor de un prado vedado, casi pastando en él. Por cierto que todo rey tiene su vedado, ciertamente el vedado de Dios es lo ilícito, y ciertamente en el cuerpo hay un pedazo de carne, que si está sano, sanará todo el cuerpo, y si se corrompe, se corromperá todo el cuerpo y, este es el corazón". Lo transmitierón al Bujari y Muslim.


Lee mas >>  
Allahumma rhamnî bil-Corani wa ÿ‘alhu lî imâman wa nuran wa hudan wa rahma (Allahumma, apiádate de mí por el Corán, y hazlo ser imâm, luz, senda y misericordia para mí), alláhumma dzakkirnî minhu mâ nasîtu wa ‘allimnî minhu mâ ÿahiltu wa rçuqnî tilâwatahu â:nâa l-láili wa atrâfa n-nahâri wa ÿ‘alhu lî húÿÿatan yâ rábba l-‘âlamîn (Allahumma, hazme recordar de él lo que he olvidado, enséñame de él lo que aún ignoro, y provéeme con su lectura en el seno de la noche y los extremos del día (el amanecer y el atardecer), y hazlo ser un argumento en mi favor, oh Señor de los mundos).